La curiosidad mata

Vamos a contar un historia; Erase una vez un libro, no era un libro cualquiera. Era un libro prohibido, hechizado para dar muerte a aquellos que osaran a leerlo. Sus páginas contaban cómo era el lugar dónde iban a parar las almas de los lectores que se arriesgaban a abrirlo. Hablaba de cómo es este lugar, y de cuán mísera es nuestra desgracia.¿Mereció la pena abrirlo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s