Esos días de plomo

El día amaneció oscuro, por eso al levantarme lo primero que hice fue pintar en el cristal de la ventana un enorme corazón con un rotulador rosa. Después grité a la ecuatoriana que me preparase el desayuno. Hice mis estiramientos y marché al Club a entrenar con mis amigas Brezo, Chefi y Cuqui. A mediodía comí con papá que estaba muy preocupado por la huelga. ¡Qué pereza me da esta gente! Por la tarde vinieron los obreros a pintar. Tengo cena con Fran a las once.

Mañana quizá haga sol.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s