¡Qué quieres volver!

No me esperaba eso de ti.  Ni un fallo, ni un resquicio a la sospecha. Toda esa ternura en las caricias, todos esos proyectos compartidos, el amor que me profesabas; todo era falso. Todo era para Hugo. Pero no esperabas su patada. Y ahora que estás sola, pretendes volver. Tranquila, no estás sola. Tu cáncer, que espero sea largo, te acompañará toda tu vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s