Fibras de la lengua

Querían hablar, pero no pudieron. Cuando Igor recogió su última caja quiso perdonarla. Cuando Nuria cerró la puerta quiso decirle que lo sentía. Pero el ego del que se siente engañado, y el orgullo de la que no  pide perdón les separaron para siempre. Todo por no articular las fibras musculosas de la lengua. Y las neuronas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s