Alunizaje

Ven  —le dijo al mar  la luna llena como nunca.

—No puedo respondió el océano. Estos setenta y ocho años me están haciendo añicos. Estoy lleno de heridas con tanto fueloil y tanto crucero. Además aquellos eran otros tiempos, yo era más joven y mas arriesgado y  tu entonces  llegabas a bañarte entre mis olas.

¿Recuerdas el regalo  de nuestro último encuentro, allá por el 48?

Como olvidarlo! —respondió la luna. Eran dos perlas mínimas que por sorpresa colgaste en  mis orejas.

Y el mar le respondió — esta noche, cuando se cansen de hacer fotografías  y por fin alunices en mis olas, te esperaré en el lugar de siempre, ya sabes,  en el acantilado al lado del Elogio y espero que, de nuevo, gocemos de una noche inolvidable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s