DURMIENDO EN BRAZOS DE UNA PESADILLA

Estaba desesperado; no sabía cómo solucionar aquello que condicionaba su supervivencia. Le faltaban las fuerzas y el agotamiento le llevaba al sueño, pero no podía dejarse llevar… Despertaba sobresaltado para volver a intentarlo de nuevo.

Una pesadilla en el peor momento, cuando sólo faltaban pocas horas para que le rescataran de aquel accidente de montaña que le dejó inmóvil. Moriría de inanición si no conseguía abrir la única lata de sardinas en escabeche que le quedaba; pero no podía.

Aquello le parecía una ironía del destino; se podía leer en el envase: “ABRE FÁCIL”.

F. Garci

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s