Cada cosa en su sitio

¿Por qué lo hice? Debe respetarse al artista y los frutos de su arte, cualquiera que sea. En la prueba del trampolín, el salto del león más poderoso de nuestro grupo  me lanzó, flacucho, por encima de la jaula y con un ágil escorzo caí de pie junto al público que abucheó la acción. No obstante, con mi látigo los puse en su sitio y volvieron a aplaudir a rabiar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s