Fantasías

Cayó rendido en su butaca de orejas, encajando sus posaderas lo mejor que pudo. Se durmió.

La fatiga lo atrapó cabalgando búfalos y buceando con las estrellas que dibujan el lomo del tiburón ballena. Hasta besó los ojos de una muchacha andina. “Al besar mi mirada”, le había dicho, “tu rostro permanecerá para siempre en mi memoria”.

La vibración de su Iphone sacudió su culo. En facebook, Delfina,  una peruana de “la perla de Vilcanota”, aceptaba su solicitud de amistad. Además,  ALSA le convocaba en sus talleres donde el bus con destino a Ginebra ya estaba listo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s