La Alternativa

El ruedo se prestaba a sensaciones placenteras, nos dijeron los veteranos.

Entramos, inquietud, tenue luz, miradas forzadas, carne esperando la embestida, cuadrilla de mozos con ansia de estocada, matadero de ilusiones.

Primero llegó su olor dulzón, luego su masa corporal bregada en tentaderos, sudor frío, temblé ante su bufido:

¡ Ea ! chico, ven que te hago un hombre.

Miré a Mariano y salimos corriendo.

Frente al rótulo con su luz roja, decidimos explorar el placer en otros territorios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s