RUEDO IBERICO

El ruedo, se prestaba a sensaciones placenteras, escuchando cada tarde el ruido de la cizalla antigua de sable, o el repicar de la troqueladora cuando había que cambiar de tercio para hacerse eco de las últimas noticias llegadas desde su patria.

Eran cinco novilleros que manejando  el capote y a pase de chicuelina, lidiaban desde su exilio con el libro como estoque, la dictadura franquista.

Sus tesis alternativas, calaban hondo en el morlaco quién a toque de censura, curaba sus heridas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s